viernes, 16 de junio de 2017

¿Sirven los exámenes preventivos de salud?

Este artículo de Toshiaki Iizuka,  Katsuhiko Nishiyama, Brian Chen y Karen Eggleston analiza el efecto de exámenes de diagnóstico preventivo en salud. El resultado no es muy favorable. El tema es muy importante, porque las políticas de salud de los últimos años promueven el uso de estos mecanismos, que aplicados en forma masiva son sumamente costosos.

La primera gráfica dice que cuando una prueba de un diagnóstico señala a un mayor riesgo de daño, hay un cambio claro en el uso de servicios médicos (este ejemplo es con medición de glucosa en la sangre).


Sin embargo, los resultados intermedios y finales de salud  no se ven afectados. Es decir, el diagnóstico no lleva a mejoras en, por ejemplo, índice de masa corporal o incidencia de complicaciones por diabetes.



Cabe anotar que este estudio no dice que una mayor medición de riesgo no se asocie a peores resultados (por ejemplo, más glucosa en la sangre sí se asocia a mayores complicaciones por diabetes). Lo que dice es que los exámenes generan mayor demanda por servicios de salud y que ese mayor uso de servicios no mejora los resultados finales.